Manuel Filgueira: un luchador de la viña

Formado en un castillo francés de renombre, Manuel Filgueira es uno de los principales enólogos de Uruguay. Produce pequeñas cantidades de un vino excepcional por «pura obstinación».
Por Karen A. Higgs
Última actualización en octubre 9, 2018

Nuestros amigos de Montevideo Wine Experience llamaron nuestra atención sobre Manuel Filgueira y su bodega Los Nadies, votando tres de sus vinos en Los veinte mejores de Guru'Guay, incluyendo primer y tercer puesto. Formado en castillos franceses de élite, Manuel elabora pequeñas cantidades de vino excepcional en su propia casa en el suburbio de El Prado de la ciudad. Un personaje tan exigente con su cosecha que si hay algún problema, lo rechazará todo.

Bodega Los Nadies Uruguay (5)

Uno podría imaginar a Manuel como una especie de iconoclasta inquietante, escondido en su sótano. Sin embargo, al hacer el corto viaje al norte de la ciudad, es posible encontrar al enólogo en el jardín delantero de su casa en una calle tranquila, disfrutando del sol, saludando a los vecinos que pasan e invitando a los amigos a que vengan a beber. compañero. Viste caqui planchado y un cuchillo largo con funda de cuero, estilo gaucho, como si estuviera acostumbrado a pasar más tiempo en su viñedo de Santa Lucía que en la ciudad.

“Mastica”, instruye Manuel, ofreciendo una hoja arrancada de un árbol. Ingeniero agrónomo en su carrera anterior, Manuel mantiene un jardín de plantas nativas y evidentemente comestibles para mostrar a sus invitados algunos de los terruños únicos de Uruguay. A pesar de la humedad casi constante, muchas de las plantas de la región tienen adaptaciones al desierto, como hojas segmentadas o cerosas, sabores a mentol y espinas, porque cada diez años aproximadamente hay una sequía sostenida.

Tannat—el rey de un terruño difícil

“El paladar de los indígenas estaba acostumbrado a sabores amargos como el mate”, dice Manuel. Los colonos españoles trajeron ovejas y vacas a la zona y una dieta de guisos carnosos pesados. Se plantaron muchas uvas para vino, pero dados los gustos locales no es sorprendente que Tannat, una variedad roja rústica y resistente, se convirtiera en el jugador dominante. "Aquí Tannat es el rey”, Dice Manuel.

Uruguay no es un lugar fácil para hacer vino. Mientras que el intenso sol del país ayuda a resaltar los sabores frutales de su uva estrella, los taninos de Tannat necesitan un cuidado especial para lograr resultados de alta calidad. Las heladas y otros peligros hacen de la región una de las más impredecibles y desafiantes del mundo vitivinícola. El año pasado, Los Nadies perdieron el sesenta por ciento de su cosecha debido a las heladas y la sequía. Para los productores familiares predominantemente independientes de la zona, existe poco respaldo financiero para compensar los peligros, y las exportaciones constituyen sólo el 5% del mercado.

“En Uruguay somos como el Samurái de los viñedos”, sonríe Manuel, aunque “eso no es necesariamente algo de lo que estar orgulloso”, agrega con pesar.

Manuel es la cuarta generación de una familia vitivinícola, pero nunca esperó hacer del vino una carrera a tiempo completo. Las cosas cambiaron cuando se enfrentó a la posibilidad de perder el viñedo familiar. Sus padres, médicos de profesión, habían estado dirigiendo la bodega, transformando la producción de vino de mesa en vino de calidad. Cuando decidieron vender el viñedo en 2010, Manuel se negó obstinadamente a vender su parte. Su abuela conspiró con él para mantener vivo el negocio, regalándole su parte, dejándolo con 17 hectáreas en total junto con la casa del Prado.

La cosecha 2011, la primera de Manuel al timón, se logró a través de “pura obstinación”, como él mismo dice. Manuel había probado las uvas en la vid y descubrió que eran excepcionales. Envió una llamada a sus amigos para que le ayudaran con la cosecha y veinte confirmaron. De hecho, aparecieron sesenta. Cargaron un camión con las uvas, sin saber a dónde las llevarían. En el último momento, la familia Stagnari ofreció dos tanques. Manuel terminó usando uno, y decidió fermentar sus cosechas de Tannat y Merlot juntas. El resultado fue el Equilibrio 2011.

Un enólogo con mente propia

Los amigos de Manuel te dirán que siempre ha tenido una legendaria habilidad semimágica para hacer que las cosas sucedan.

Jean-Pascal Lacaze, un enólogo que la familia Filgueira trajo de Burdeos para ayudar a profesionalizar su vinificación, se hizo amigo del hijo de sus empleadores mientras pasaba tiempo juntos en las muchas casas de la familia. asado. En ese momento, Manuel apenas tenía veinticinco años y se había recuperado recientemente de una enfermedad que amenazaba su vida. “Realmente me inspiró”, dice Jean-Pascal. “Siempre disfruta de la vida al máximo. Y siempre se ocupó de otras personas ”. Los médicos le habían advertido a Manuel que nunca podría tener hijos. Jean-Pascal recuerda a Manuel compartiendo cómo quería tener su propia familia y, aunque no sabía cómo, encontraría una manera. Más tarde, resultaría que los médicos estaban equivocados: Manuel y su esposa, Gabriela, tendrían dos hijos.

A su vez, sería Jean-Pascal quien inspiró a Manuel a estudiar enología fina. Aunque Manuel había trabajado junto a su abuelo, pasando los fines de semana de joven en el viñedo, “nunca pensé que necesitaba aprender a hacer vino”, dice Manuel. “Pensé que era como hacer pan, que solo había que seguir una receta”. Después de descubrir que había mucho más en el proceso, se motivó a formarse como sumiller y luego, a través de las conexiones de su amigo, ir a la región de Burdeos en Francia. Tuvo la oportunidad de trabajar con enólogos como Pascal Marty, enólogo durante catorce años para Baron Philippe de Rothschild SA, y detrás de las puertas cerradas de muchos castillos franceses exclusivos.

Recuperando la pasión por el vino

Sin embargo, sucedió algo extraño. Después de un tiempo en Francia, Manuel sintió que su relación con el vino se había vuelto puramente intelectual. El acto de equilibrar las características de un vino era menos un arte y más como marcar casillas en una hoja de Excel. “Estaba en el lugar más increíble del mundo pero quería volver a casa”, dice Manuel. “Había perdido mi pasión”.

Entonces, una mañana, durante los días más intensos de la cosecha, la orden salió a bajar herramientas. ¿Por qué? Para la apertura de la temporada de caza de palomas. Al amanecer, los propietarios de varios castillos se reunieron en una casa en un árbol con una sola botella de Cheval Blanc de la década de 1970. Para asombro de Manuel, este exquisito vino se abrió y se sirvió en una vieja jarra desportillada que se pasó de mano en mano. “Todos bebieron un sorbo, como nosotros bebemos mate aquí en Uruguay”, cuenta Manuel.

Pasó todo el día y solo dos palomas fueron derribadas. Manuel, que era un gran tirador, dejó que su impaciencia se apoderara de él y disparó, logrando matar un pájaro desde un ángulo difícil de un solo tiro. En lugar de felicitarlo, sus compañeros lo llamaron todos los nombres bajo el sol. Se dio cuenta de que la actividad de la mañana no tenía nada que ver con la caza. Era el amanecer, la compañía, la taza rota. Un ritual que unía a las personas, con el vino como sacramento.

“Quiero hacer vinos increíbles de la forma más sencilla posible”

Desde sus días en Francia, Manuel se ha fascinado con el papel del vino en nuestra cultura. Tienes la sensación de que Su nuevo esfuerzo enológico es una exploración filosófica del tema.. “El amor, por ejemplo, es algo básico, pero es una de las cosas que más mueve a una persona. El vino es similar. Se puede encontrar magia en cosas simples. Quiero hacer vinos increíbles de la forma más sencilla posible ”.

En el viñedo y en la bodega, el enfoque de Manuel es minimalista. Se utilizan tratamientos naturales en las vides para ahuyentar a las hormigas, que pueden destruir los brotes de miles de kilos de potencial cosecha en una sola noche. No existe un sistema de riego, lo que deja a Los Nadies vulnerable a la sequía. Se utilizan pequeñas dosis de azufre y se embotella directamente de la barrica, después de largos periodos en barricas que permiten que los sedimentos se separen y sedimenten de forma natural. Difícilmente la manera fácil y moderna de hacer negocios.

La estrategia de Manuel toma un camino diferente cuando se trata de mezclar. Jean-Pascal trajo la tendencia francesa por el coupage a la bodega de la familia y Manuel continúa el experimento, utilizando Tannat como base. Su Equilibrio es una mezcla de Tannat y Merlot, y su vino de edición más limitada, Ímpetu, utiliza el mismo con la adición de Cabernet Franc. Constantemente está degustando sus vinos en evolución y probando diferentes combinaciones, buscando lo que él llama el punto de “resonancia” donde el vino supera la grandeza y se vuelve excepcional. Una práctica que poco tiene que ver con la suerte.

“Cualquiera puede tener un hijo que sea un genio”, explica Manuel. “Lo que es más notable es cuando se distingue a todos los niños de una familia. Se trata de tener la forma correcta ”.

Una oportunidad para volver a concentrarse en lo que es realmente importante en la vida.

Los Nadies, "los nadie". Manuel le dio este nombre a su bodega como un guiño al hecho de que nadie en el mundo sabe nada de Uruguay. O sobre Tannat, una uva que por lo demás es una nota a pie de página en el resto del mundo del vino. Sin embargo, Manuel está más interesado en hacer crecer una comunidad alrededor de Los Nadies que en lograr un reconocimiento mundial. En uruguay vende sus vinos principalmente a través de amigos y un número muy limitado de vendedores.

Pese a esto, Los Nadies ya ha comenzado a formarse conexiones fuera de Uruguay.

Michelle Parmentier, propietaria de Australia, Capitanes de comercio, una empresa de importación conocida por ser la primera en traer Malbec al país, una vez se detuvo para recorrer el viñedo de Manuel. Ella y su esposo, Dave, también enólogo, terminaron cancelando el resto de sus reuniones ese día para pasar la tarde, compartiendo el almuerzo y unas copas de vino con Manuel y su familia. Cuando Michelle preguntó si podía traer los vinos de Manuel a bordo, su requisito fue que vinieran y trabajaran en la cosecha con él.

La pareja regresó un año después, lista para trabajar. Michelle describe cómo Manuel se tomó el tiempo para explicar incluso los procesos más simples y su propósito. Más importante aún, llegó a comprender la cultura detrás del producto que estaban importando. "La gente, la cultura, comida y vino en Uruguay es algo tan único y diferente de Australia ”, dice Michelle. “En nuestro tiempo hubo un soplo de aire fresco, una oportunidad para volver a enfocarnos en lo que es realmente importante en la vida”.

En segundo lugar, los vinos de Manuel han encontrado su camino Japón, conexión que buscó establecer ya que siente que la filosofía oriental tiene mucho que agregar a la discusión sobre el vino, tradicionalmente emblemático de la cultura occidental.

“Los japoneses tienen respeto por el ritual y la búsqueda de la perfección, y los uruguayos por la libertad y el placer por sí mismos. El vino une a los dos ”, Dice Manuel, y agrega que cree que Japón y Uruguay “se complementan bien”.

Manuel muestra un packaging para su vino de primer nivel, Ímpetu. La caja está hecha a mano, sin clavos, el envoltorio de papel de la botella está escrito a mano con una cuidadosa escritura por su asistente, Valentina, y cerrado con el sello de cera de su abuelo. Se acompaña de dos puros elaborados con tabaco cultivado cerca del viñedo y envuelto a mano por un amigo. Es un esfuerzo colectivo de familiares y amigos.

Tal sentido de comunidad puede ser común en Uruguay, pero es algo que está desapareciendo en muchos lugares del mundo. Manuel insiste en que volverá. El futuro es incierto, pero como dice su amigo Jean-Pascal, “Si eres Manuel Filgueira, puedes hacer cualquier cosa”'.

Si el mundo tiene suerte, puede que él tenga razón.

Manuel Filgueira con su esposa Gabriela y sus dos hijos
Manuel Filgueira con su esposa Gabriela y sus dos hijos

Escrito por Mandy Trilck con Karen A Higgs para Guru'Guay

Para más información

Los 20 mejores vinos uruguayos Los vinos de Los Nadie ocupan los rankings # 1, # 3 y # 8

Fotos: Cortesía de Los Nadies

Últimas novedades

Carreras de caballos en Uruguay por Jimmy Baikovicius

6 de enero: el Kentucky Derby de Uruguay

Una de las mejores cosas para hacer en Montevideo es ir a las carreras de caballos los viernes y domingos. Es un gran entretenimiento para la familia y apasionante para los adeptos de la arquitectura art-deco.

Populares

Suscríbete

Comentarios 2

  1. Necesitaba una buena noticia. Los estadounidenses lo están pasando tan mal que es bueno saber de un proyecto elegante y delicado. Tenemos tantos operadores rápidos aquí que es bueno recordar que en algún lugar la gente disfruta haciendo un buen vino y disfrutándolo. y no para un gran beneficio.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Artículos relacionados

Copiar link