Amor y refugio en Uruguay para el marinero de la vuelta al mundo de Clipper

Cuando se canceló la carrera Clipper Round the World, la española Clara Carrington siguió su corazón 11,000 millas hasta Uruguay, cerrando las fronteras.
Por Karen A. Higgs
Última actualización en septiembre 17, 2020
284Acciones
Anuncios

Clara Carrington voló a Uruguay el 18 de marzo desde Filipinas. Había estado navegando alrededor del mundo como parte de la carrera Clipper Round the World.

Un dia antes Clíper suspendido la carrera. Durante la regata, Clara, mitad española, mitad estadounidense, conoció y se enamoró de un compañero de tripulación de Punta del Este. Cuando la invitó a acompañarlo a casa, ella no dudó. Después de un viaje espeluznante de 18.000 kilómetros, llegaron a Carrasco, apenas como las fronteras cerradas a los no uruguayos.

Clara, de 47 años, es originaria de Mallorca, aunque su padre es de Estados Unidos. Entonces ella habla inglés y español como un nativo. Trabajó durante años como gerente de recursos humanos con el Volvo Ocean Race, una competición de vela profesional de todo el mundo. En 2019 decidió convertirse en la primera mujer española en dar la vuelta al mundo en la carrera Clipper Round the World.

Menos personas han navegado alrededor del mundo que escalado el monte Everest. Y, increíblemente, cualquiera puede registrarse independientemente de su experiencia en navegación. Los yates hacen seis travesías oceánicas, que cubren seis continentes, poniendo a prueba a las tripulaciones hasta el límite. Clara había navegado cuando era más joven pero no como adulta. Así que iba a ser una experiencia única en la vida.

El clipper alrededor del mundo carrera de aventuras

Toda la tripulación del Clipper se somete a entrenamientos obligatorios de cuatro semanas y en la última semana son asignados y entrenan con el equipo con el que pasarán, en muchos casos los próximos once meses, en un yate de veinte metros. Como hablante de español, Clara fue asignada al Equipo Punta del Este, patrocinado por Punta del Este Yacht Club. Durante esa última semana de entrenamiento, conoció a Antonio, un argentino y veterano Punta del este residente y se llevaron bien de inmediato.

El Carrera Clipper Vuelta al Mundo 2019-2020 Comenzó en Londres el 1 de septiembre. El equipo Punta del Este tuvo un excelente comienzo, colocándose primero en el partido de ida a Portugal.

Le pregunté a Clara sobre las condiciones a bordo. Explicó que había una media de veinte personas en la tripulación más patrón y primer oficial que son marineros profesionales. Aunque todo el mundo hablaba español, prácticamente nadie compartía una nacionalidad. Como el yate tiene solo 70 pies de largo, "El espacio es mínimo y aprendes a vivir con lo básico", me dijo Clara. "No hay ducha y te limpias con toallitas".

Incluso el espacio para dormir era limitado. Como el resto de la tripulación, Clara compartía litera. Cuando se levantaba para trabajar, limpiaba su litera para que el otro miembro de la tripulación (mujer) saltara, una práctica conocida como "litera caliente". La tripulación dormía y trabajaba en turnos de 4 a 6 horas y realizaba todas las responsabilidades, incluidas cocinar y limpiar los baños, en parejas.

Cambio de planes

Hubo momentos duros con mal tiempo y momentos duros cuando no había viento. Cuando hacía viento, la tripulación pasaba la mayor parte del tiempo empapada. Clara recuerda que en un viaje particularmente ventoso desde Punta del Este a Sudáfrica, su cabello nunca se secó por completo.

Toda la carrera Clipper Round the World dura casi un año. Sin embargo, la mayoría de los miembros de la tripulación optan por navegar tramos particulares de la carrera. Clara y Antonio fueron de los pocos que se comprometieron en todo el viaje. A bordo estaban los consumados profesionales, disfrutando de largas conversaciones. Afortunadamente, el romance tuvo la oportunidad de florecer en los días en tierra al final de cada tramo.

A mediados de enero, una semana después de que los yates Clipper zarparan desde Australia hacia China, los equipos se sorprendieron al ser redirigidos a Subic Bay en Filipinas. China estaba cerrada. Sin comunicaciones a bordo, fue un shock aterrizar y tomar sus temperaturas y estar restringido al club de yates. Vieron a los lugareños con máscaras faciales. Luego se refugiaron en Filipinas durante diez días mientras los organizadores de la carrera consideraban los próximos movimientos y la seguridad de las tripulaciones.

Ya estaban a mitad de febrero. Para hacer tiempo, los equipos navegaron a una isla en Japón y regresaron sin tocar tierra. El siguiente tramo fue cruzar el Océano Pacífico, un viaje exigente, y el destino, Seattle, ya estaba entrando en bloqueo. Mientras averiguaban qué era lo más seguro, Clipper mantuvo a los equipos confinados en la base de Filipinas, hasta que finalmente cancelaron la carrera el 17 de marzo.

Refugio en Uruguay

Clara y Antonio ya habían decidido que se refugiarían juntos en Uruguay. Pero estaban a 18,0000 kilómetros de distancia y Filipinas les estaba dando a los extranjeros 72 horas para irse. Era casi imposible encontrar un taxista dispuesto a conducir cuatro horas desde la base hasta el aeropuerto de Manila, pero lo lograron.

Su regreso implicó tres cambios de aeronaves entre Manila, Sydney, Santiago de Chile y Uruguay. En cada aeropuerto se les advirtió que era poco probable que se les permitiera tomar el vuelo de conexión. Clara recordó la angustia de ver a una joven argentina romper a llorar cuando se le negó la entrada a su vuelo en curso.

Increíblemente llegaron a Carrasco el 18 de marzo. Le pregunté a Clara si tenía idea de lo cerca que había llegado del límite de tiempo para que se le permitiera. ingreso a Uruguay como no residente. Así que dijo que no estaba preocupada pero que “era un poco una burbuja y surrealista”. Antonio se guardó para él la noticia de que COVID 19 había llegado a Uruguay. Quería evitarle la preocupación de pensar en lo que podría pasar si no llegaban a Uruguay a tiempo.

Una vez en suelo uruguayo y habiendo cumplimentado su declaración sanitaria Clara dijo que “todo estaba muy claro. Sabiendo que veníamos de un país de alto riesgo, fuimos directamente a la cuarentena, ni siquiera lo cuestionamos ”. Llegaron al apartamento de Antonio en La Barra y no salió de la casa durante los siguientes 15 días.

Estar en Uruguay se sintió como en casa

Le pregunté a Clara cómo había manejado la cuarentena. Ella rió. “No lo sufrimos en absoluto. Cuando lo piensas, ya nos habían puesto en cuarentena a bordo con otras veinte personas durante más de 25 días varias veces ".

La segunda etapa de la carrera Clipper Round the World aterrizó en Punta del Este, por lo que Clara ya había visto la ciudad natal de Antonio en agosto de 2019. Había sido frío y ventoso. Sin embargo ella dijo “Me sentí como en casa desde el principio. Tal vez porque me crié en Mallorca, que es una pequeña ciudad en el océano. La naturaleza que rodea a las personas la calidez y la autenticidad de la gente. Todo se siente como en casa ".

Seis meses después de su inesperado regreso, Clara siente lo mismo. Encuentra a los uruguayos, “muy cálidos, muy acogedores y muy educados”. Ella elogia el "increíble sistema educativo" que produce una población "muy informada". Además, agradece al uruguayo humildad y observa que la gente “sabe quiénes son y cuál es su posición. Se sienten bien en su piel ". Además, le encanta la sensación de humor y cómo los extraños están acostumbrados a intercambiar comentarios ingeniosos y bromas improvisadas.

Próximos pasos

Le pregunté a Clara qué haría cuando se abran las fronteras. Dice que probablemente irá a España a recoger algunas de sus pertenencias personales porque vino aquí con dos maletas. “Tengo fabulosas botas y chaquetas de vela, pero no mucho más”. Pero no tiene prisa. Ella decidirá una vez que se abran las fronteras y que “mientras tanto, Uruguay tiene mucho por descubrir”.

De hecho, así fue como conocí a Clara cuando se unió a Guru'Guay's Descubra Uruguay grupo de Facebook como parte de su investigación para disfrutar al máximo de su nación adoptiva. También se ofreció como voluntaria en una olla popular y solicitó residencia. “Estoy muy feliz por eso porque tiene sentido. Para mí la residencia significa que quieres quedarte."

Su plan es volver al coaching y al asesoramiento de recursos humanos, pero ahora, con base en Punta. Cuando le pregunté qué diría cuando la gente le pregunte en el futuro dónde estaba durante la pandemia, me dijo:

“Diré que estaba en un pedazo de paraíso. Estoy muy agradecido por vivir en un país que ha sido extremadamente responsable y me ha hecho sentir cuidado ".

El Gurú en el diario El País

Este artículo fue publicado originalmente en español en El País, uno de los diarios más importantes de Uruguay. Recientemente nos asociamos para crear contenido original sobre extranjeros que viajan o viven en Uruguay para inspirar a la comunidad de expatriados y a los propios uruguayos a explorar su país. Puedes seguir la columna de Karen en El País los miércoles, tanto en versión digital como impresa. También estamos publicando la versión traducida al inglés de estos artículos aquí en guruguay.com.

Fotos: Rodrigo Moreira Rato y Clipper Round the World Yacht Race

Anuncios

Recientes

Popular

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Artículos relacionados

Copiar link